Qué es “bailar bien”?

Qué significa bailar bien? ¿Es tener una técnica impresionante, saber seguir la música y el compás, tener gracia, elasticidad…?

Y pienso en mis alumnas. Algunas de ellas llevan muy poco tiempo, tan sólo unas clases, y otras varios años. Pero cuando apago las luces y les pido que bailen, sin técnica y sin pensar, consiguen emocionarme. Una mujer que se mueve de un lado a otro al ritmo de la música, con la boca medio abierta, relajada, una mirada brillante que habla de un lugar muy lejano. Deja de ser una persona con nombre, trabajo, estudios y méritos, y parece fundirse con el alma del universo bailante. No hay límites entre el espacio y su curpo, no existen pasos correctos ni belleza estereotipada. Tan sólo una mujer que se convierte, por unos instantes, en lo que realmente es y que en su día a día lleva escondido debajo de varias capas de maquillaje y aprendizaje social. Se le acerca otra mujer bailando, no hace falta que se hablen. Con la mirada y el sentir de sus cuerpo basta. Inician un baile juntas, y comparten sus mundos secretos sin ni una palabra. Se ríen, una risa que nace en lo más profundo de su ser y llega como buurbujas hasta la superficie. Veo como crecen, de repente existe algo que no existía hace un momento. No es sumatorio. No es una mujer bailando más otra mujer bailando. Han creado algo más, algo grande que no me deja apartar la mirada. Están conectadas. Son como dos partes de un mismo cuerpo pulsante.
Y de repente, mis pensamientos sobre qué es bailar bien, y los imágenes mentales de bailarinas con una técnica impresionante y una coreografía perfecta se quedan cortas, planas, sin vida. La técnica se convierte en necesaria tan sólo para aprender a hablar un idioma específico de baile, pero para nada lo único ni lo esencial para poder bailar “bien”.
Si yo me voy a un país lejano, si hablo el idioma de los nativos, tendré un camino corto hacía el entendimiento y para poder explicar lo que siento. Pero si lo uso para hablar de cosas triviales, que me he cortado el pelo o que aquí hace 5 grados más que ahí, tampoco me enriquezerá mucho. Si por el contraría, aterrizo sin saber ni una palabra del idioma nativo, pero con un interés en concerles y enseñarles cómo y quién soy, os aseguro que será una experiencia mucho más enriquezedora para ambas partes. A ellos no les dejaré indiferentes, y yo me llevaré sus sentimientos y risas en el corazón.

Habrá muchas opiniones sobre qué es bailar bien, pero creo que estamos de acuerdo con que hace falta mucho más que técnica. Hace falta sentir, expresar, soñar, dejar un trocito de nuestro alma en el baile. Y todo eso lo veo en mis alumnas, cuando ya han dado el paso y se dejan llevar en la improvisación. Es como si hicieran un acuerdo consigo misma, un compromiso: ‘vale, dejaré mi máscara a un lado y voy a bailar, voy a confiar`. Y bailan. Y yo les veo y me emociono. Más de una vez con lágrimas en los ojos les hablo como si hubiera tenido una experiencia mística. Y realmente es así, porque veo a mujeres que por unos minutos brillan con la profunda y sencilla belleza que todos llevamos dentro pero que pocas veces dejamos ver.
Para mí, esto es bailar. Bailar no es repetir secuencias de movimientos perfectamente realizados, si no todo lo contrario. Y “bien” y “mal” son sólo juicios del que mira, para mí solo existe “bailar conectada consigo misma” o “bailar repitiendo movimientos no conectada consigo misma”.
Antiguamente se bailaba alrededor de las hogueras con los tambores y el canto como acompañante. Se bailaba para celebrar un nacimiento, la unión de dos personas, la alegría de estar vivos.. para dar las gracias, o pedir algo a los dioses y la tierra. ¡Que diferencia de lo que significa el baile para la mayoría en nuestros tiempos! Pero mis alumnas consiguen regalar un trocito de baile profundo y sincero a este mundo. ¡Gracias!

Para terminar quiero compartir la definicón de Wikipedia de lo que es la danza:

“La danza o el baile, es es una forma de arte en donde se utiliza el movimiento del cuerpo, usualmente con música, como una forma de expresión, de interacción social, con fines de entretenimientoartísticos o religiosos. La danza, también es una forma de comunicación, ya que se usa el lenguaje no verbal entre los seres humanos, donde el bailarín o bailarina expresa sentimientos y emociones a través de sus movimientos y gestos. Se suele bailar con música, ya sea una canciónpieza musical o sonidos y que no tiene una duración específica, ya que puede durar segundos, minutos, u horas.”

Abrazos, Sofia

Entrada publicada originalmente en Danza de Mujer danzademujer.blogspot.com

Publicado por Sofia Nikander

Me llamo Sofia Nikander, soy psicóloga y doula especializada en el ciclo sexual femenino y crianza. Mi trabajo se centra en los diferentes etapas de la vida de la mujer, desde la menstruación a la maternidad (embarazo, parto, posparto y crianza) y la menopausia. La búsqueda hacía el autoconocimiento de lo que nos pasa en las distintas etapas, desde lo físico hasta lo emocional y espiritual. Mis principales herramientas de trabajo a parte del sostén psicológico y emocional es usar la danza, el teatro y el movimiento, para reconocer, reencontrar y expresar nuestra verdad interior. Mi propio camino comenzó con el nacimiento de mi hijo mayor en 2007. Fue el comienzo de mi búsqueda personal hacía mi propia sexualidad y ciclo femenino, hacía la maternidad consciente y respetuosa. Anteriormente me había formado como profesora de danza oriental y danza creativa, y en teatro haciendo hincapié en técnicas psicodinámicas de teatro expresivo e improvisación. A partir de ese momento mi trabajo se iba dirigiendo hacía el conocimiento del cuerpo y el ciclo femenino, y la crianza. Me formé como doula y me gradué como psicóloga, especializándome en la Psicología de la Mujer, el cuerpo femenino y el ciclo sexual y menstrual. Desde 2008 me dedico a dar clases de danza oriental integral, con el cuerpo femenino y sus ciclos como protagonistas. Imparto talleres de preparación al nacimiento para embarazadas a través de la danza, y danza para madres con sus bebés. Facilito talleres para la mujer para reconectar con su ciclo menstrual y su poder. Organizo círculos de Mujeres y Encuentros de Luna en nuestra Tienda Roja. Soy madre de dos niños y me apasiona la crianza respetuosa y la educación en casa. Me inspiro en mi día a día en la pedagogía Waldorf y Montessori, y me encanta la belleza del enfoque de Reggio Emilia. Gracias por pasarte por aquí y encontrarte conmigo. Estaré encantada de acompañarte un trocito de tu propio camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: