La creatividad en la menstruación

IMG_20170713_142251
Las dos imágenes de arte menstrual son de la página palomailustrada.blogspot.com, artista Juliaro, y la fotografía de la mujer tejiendo es del artista australiano Casey Jenkins. 

Tejer, pintar mandalas, dibujos con nuestra sangre, escribir cuentos o simplemente dejar la creatividad fluir en el papel cuando rellenamos nuestro diagrama menstrual. Los días de sangrado nos conectan de una manera profunda con nuestra creatividad mas inhibida, intuitiva y salvaje. Entonces, no se trata de crear algo para el mundo exterior, para ser valorado y observado por ojos del tercero. Si no, es una creación para disfrutar del viaje, sentir, conectar y dejar que las sombras y los sueños se expresen.

A menudo hablo de la creatividad, la importancia de avivar su llama en nuestra vida, de cómo al empezar a abrir su puerta un deseo cada vez más fuerte de crear nos inunda. Nos pica. Nos llama. Incluso a nosotras, que pensamos que quizás no somos artistas, ni sabemos técnicamente hablando pintar, cantar, escribir o tejer… Mi propia experiencia y la de muchísimas mujeres cuentan como, cuando trazamos un fino caminito para descubrir nuestra creatividad, se vuelve más fuerte y termina por encontrar su manera de expresión. Y se siente como una liberación de la presión interior, a pesar de ser una fuente inagotable que en vez de disminuir crece y se vuelve pasión. Algunas desarrollas una manera de expresión desde pequeñas, ya sea pintando o bailando, otras lo descubren o lo entierran.

Pero, ¿esto que tiene que ver con la menstruación? A pesar de poder tener las puertas a nuestra vida creativa siempre abierta, la fase del sangrado de nuestro ciclo menstrual es una fase que nos conecta profundamente con ese manantial creativo. Nos permite parar, respirar, tomar perspectiva, dejar las sombras hablar mientras nosotras simplemente escuchamos. Tan diferente de nuestro día a día frenético entre trabajo, niños, deseos y hogar. No siempre podemos parar, descansar y escuchar a nuestros cuerpos cuando menstruamos. Pero siempre podemos encontrar ese hueco, cuando la luna se asoma y los demás duermen, o temprano por la mañana, o a mediodía… un ratito para dejarnos escuchar y tomar contacto y consciencia de nosotras mismas, nuestro cuerpo con sus luces y sombras, escuchar esos mensajes que la menstruación trae consigo. Lo que creamos durante la menstruación, a pesar de tener un valor indiscutible, a diferencia de lo que creamos en otros momentos de nuestro ciclo no suele tener un fin específico, no tenemos en mente un producto terminado ni creamos para alguien ni para que resulte bello. Simplemente creamos. Y quizás por ello el resultado suele ser cargado de sentido y emociones, bello, rebelde, incómodo y verdadero.

Se convierte en una manera de meditar, de conectar con nuestro ciclo, de parar el ritmo, sentir el hilo rojo que nos une con muestras ancestras y las mujeres de la tierra.

Pruébalo, inténtalo, sin sentir que necesitas hacer algo bello o bonito, algo con valor para los demás. Simplemente déjate fluir y la pintura o los hilos deslizar entre tus dedos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s