Feliz equinoccio de otoño

IMG_20170922_231819_945

Feliz comienzo del otoño. Feliz equinoccio, feliz equilibrio entre nuestras sombras y nuestras luces. Comienza una nueva temporada para la reflexión, el recogimiento, la transformación y la planificación. Tiempo para ir seleccionando las semillas que queremos guardar y proteger a lo largo del invierno. Tiempo de poda, de desechar lo que no nos vale para crear espacio para la nueva vida. El equinoccio de otoño es una festividad de cosecha, de acción de gracias donde se da las gracias por los frutos recogidos durante el año. Se celebra desde los comienzos de la historia, con gran importancia en culturas tan dispares como la antigua celta, china y maya. ¿Que podemos hacer en casa para celebrar el comienzo del otoño y el equinoccio? Encender una vela, recolectar hojas y tesoros de la naturaleza, preparar un calendario para recoger las semillas de los nuevos proyectos, mirar hacia atrás y dar las gracias por los frutos y pasos dados en el pasado año. Buscar la luna nueva en el cielo, sentir la brisa fresquita y conectar con nuestra naturaleza. Sentir ese anhelo a recogernos, ir hacía dentro y llenarnos de lentitud. Somos cíclicas, la naturaleza es cíclica, y recuperar nuestros ritos es poderoso y esencial. Feliz equinoccio de otoño. 💜

Clases de Danza Oriental Integral ONLINE

dav¿Vivimos lejos pero te llama la atención la danza oriental integral como herramienta de autoconocimiento corporal femenino? ¿Quieres conectar con tu pelvis y útero, fortalecer tu suelo pélvico y la danza oriental te llama? ¿Quieres aprender danza oriental fusión? ¿O estás dando recibiendo clases en otro sitio pero deseas complementar con un enfoque holístico y conocer como la danza puede ayudarte en los diferentes etapas de tu vida y tu ciclo menstrual?

Las nuevas tecnologías crean puentes, y a partir de octubre podrás asistir a clase sin importar donde estés, y formar parte de nuestra comunidad virtual de danza desde la comodidad de tu casa. Cada semana recibirás una clase entera que podrás ver y seguir las veces que quieras, otros vídeos cortos para explicar pasos nuevos y su trabajo en nuestro cuerpo, y cada semana material teórico sobre el cuerpo femenino, la danza y nuestra pelvis. Una vez al mes haremos una reunión virtual para vernos, compartir y aprender más juntas. Durante todo el mes tendrás contacto y feedback conmigo a través de email o teléfono.

Tendrás acceso al foro donde podrás comentar, compartir dudas y sobretodo formar parte de una comunidad hermosa de mujeres que desean descubrir la danza oriental integral como una herramienta terapéutica de autoconocimiento femenino.

La mensualidad tiene un coste de 29€. Cada mes recibirás:

– Cuatro clases en forma de vídeos para ver y seguir las veces que quieras

– Cada semana vídeos cortos para explicar nuevos pasos y su función en el cuerpo femenino.

– Material teórico sobre la danza, el cuerpo femenino, nuestro útero y pelvis

– Acceso al foro para compartir y formar parte de nuestra comunidad virtual de danza oriental integral.

– Contacto y feedback a través de email o teléfono conmigo.

– Un encuentro virtual al mes para compartir y seguir aprendiendo juntas.

¿Quieres apuntarte? Escríbeme a lasemillaroja.info@gmail.com y te daré todos los datos y información de pago.

Taller Menstruación Consciente 22 de septiembre

El 22 de septiembre volvemos a celebrar el taller de Menstruación Consciente. ¿Quieres conocer tu ciclo menstrual, tu útero y tu cuerpo femenino?

IMG_20170808_121909_868

 

-Alternativas para una menstruación sana: compresas de tela, mooncup, sangrado libre.

-¿Por qué me duele, y qué puedo hacer? Los diferentes dolores menstruales y sus posibles causas.

 

-Ejercicios prácticos para re-conectar con nuestro útero y suelo pélvico.

-Como realizar un diagrama menstrual.

 

-Los arquetipos y energías del ciclo menstrual.

-Herramientas para la primera menstruación de nuestras hijas.

-Ejercicios prácticos creativos con barro y pintura para conectar con nuestro ciclo y la creación de nuestro collar menstrual.


Próxima fecha: 22 de septiembre 2017

En la Semilla Roja, Málaga.

Abierto plazo de inscripción: lasemillaroja.info@gmail.com / 607 622 058

Aportación: 30 € incluye material y documentos

Festival Féminas

IMG_20170807_102554_755Acompáñanos a nuestro primer ENCUENTRO FÉMINAS donde crearemos un espacio para hablar, compartir y celebrar nuestra naturaleza femenina.

Este encuentro pretende ser una celebración dónde recordar nuestros saberes y dones, un espacio dónde reconocer, empoderarnos y recuperar nuestra naturaleza salvaje e instintiva.

Honramos cada ciclo y celebramos nuestros ritos de paso, nos reconocemos como mujeres instintivas, conscientes y salvajes, nos vemos reflejadas en los ojos de otras, compartimos y nos acompañamos.

Talleres y charlas sobre menstruación, embarazo, post parto, crianza y menopausia. Ciclos de la mujer y ritos de paso. Arquetipos, las diosas en cada mujer. Danza, Yoga, Rueda Chamánica de sanación, Meditaciones, Música, medicina natural, alimentación saludable, educación, familia, cuentacuentos, convivencia, naturaleza, arte, mandalas, naturaleza, VIDA.

Eres bienvenida !!
Niños y bebés super bienvenidos !!

TALLERES

– Nuestra pelvis femenina con Sofia Nikander
– Biodanza mamas, bebes con Carmela Berrocal
– CuentaYoga de la Risa con Rocio Villalba
– Rueda Chamánica con María Aguila
– Taller de Mándalas, conectando con nuestra feminidad con Adri Eslava
– Arquetipos y Diosas con Patricia Sanagu

Además de convivencia en la naturaleza, charlas, comida rica de nuestro huerto ecológico, risas, hermandad, conexión, vida.

CUÁNDO

SÁBADO 9 de Septiembre desde las 10 am hasta el
DOMINGO 10 de Septiembre hasta las 2 pm.

OPCIÓN 1

SÓLO SÁBADO
(Incluye Almuerzo)

50 € mama y bebe (o niño menor de 10 años) –
SI VIENES CON TU PAREJA
80 € los dos + bebe o niño menor de 10 años

SÁBADO Y DOMINGO
(Incluye almuerzo, cena, alojamiento y desayuno domingo)

80 € mama y bebe (o niño menor de 10 años)
SI VIENES CON TU PAREJA
110 € los dos + bebe o niño menos de 10 años

Niño adicional + 10 € (menor de 10 años)
Para niños mayores de 10 años consultanos

Si quieres participar, contáctanos:
patricia.sanagu@gmail.com
Yogapilates@iomfit.es

Fotografía que sirve para la portada por Ivette Ivens

¡¡¡ MUJERES !!! Celebremos 💜

Mi sangre, mi espejo

menstruation_blood (1)

Mi sangre menstrual es el conjunto de lo que he vivido, comido, sentido y experimentado en el pasado ciclo. Aunque estamos acostumbradas a contar el primer día de sangrado como el primer día de nuestro ciclo menstrual, en realidad es la culminación del ciclo. En la sangre está reflejado todo aquello que hemos vivido a lo largo del mes. Tanto lo que hemos comido, nuestro estado físico, nuestro equilibrio o desequilibrio hormonal, pero también nuestro estrés, nuestras emociones, nuestras sombras y nuestro estado de ánimo. Porque todo ello tiene un efecto en nuestro cuerpo y sobretodo en nuestro ciclo menstrual. ¿Se retrasa el sangrado o la ovulación? ¿Duele más de lo normal? ¿Estás tensa? ¿Es más abundante o escaso? ¿Claro o oscuro, espeso o líquido?

La menstruación no es la que nos falla o no funciona como debería, al revés, es quien nos avisa de que algo va mal. O que necesitamos cambiar algo. O simplemente refleja lo que pasa en nuestro cuerpo. El cuerpo femenino menstruante tiene un gran regalo, un feedback que una vez al mes nos cuenta lo que pasa en nuestro interior, los cambios o problemas quizás demasiado sutiles como para contemplarse en el resto del cuerpo. Entonces, ¿cómo aprendo e leer mi sangre menstrual? Partimos de algo muy importante: la menstruación no debería doler. Una cosa es sentirse más cansada durante los días de sangrado, con suaves calambres que nos piden descansar con los pies en alto, nos invitan a escucharnos y respetar el gran trabajo de desechar y limpiar que está haciendo nuestro cuerpo. Otra cosa muy diferente es el dolor. Dolor en los ovarios, en la espalda, los riñones, el útero…  Ese dolor nos está diciendo algo. No importa que haya estado presente desde la primera menstruación que tuvimos, no debería ser así. No significa que sea algo grave, alguna enfermedad o trastorno (aunque, al existir dolor persistente o cualquier anomalía es importante hacer una revisión, o dos o tres, para asegurarnos de que no sea algo que necesita intervención médica o tratamiento) simplemente es posible que la des-conexión con nuestra pelvis y útero, rigidez, posturas y movimientos incorrecto, tensión y estrés crea ese dolor que a menudo creemos que es normal e inevitable (puedes leer más aquí ¿Dolor Menstrual?)

Segundo, es importante conocer tu propia menstruación. El color, espesor, presencia de coágulos, cansancio, abundancia… nos puede dar pistas muy importantes, pero lo que más pistas nos da es cuando algo en tu sangrado cambia de mes a mes. Suelen ser condiciones bastante regulares, tanto cuantos días sangras como el color o cualquier otra característica, y cuando eso de repente cambia de un mes a otro, o un cambio más gradual a lo largo de unos meses, nos habla de algo que está cambiando, algo que nos haya afectado a lo largo del ciclo pasado. El sangrado menstrual es el resultado, es como un resumen de nuestro ciclo pasado tanto físicamente como emocionalmente.

Así que, antes de ver qué pueden significar todos estos cambios (que podrás leer en la próxima entrada) es importante que empieces a observar tu sangre. Tu médico o ginecólogo no va a saber si para tu organismo es mejor tal o cal cantidad de sangre, o tal o cual cantidad de días. Hay muchas variedades que caen dentro de lo normal y lo sano. Pero tú si puedes decir cuando algo cambia, cuando algo te parece diferente. Así que otra vez, observa tu sangre. Toca, huele y siente. Si usamos tampones o compresas convencionales esto es difícil, si no imposible, porque el líquido es absorbido, el color y olor cambia, y solo se quedan los restos más espesos para observar. Por ello, una copa menstrual, compresas de tela o el sangrado libre te puede facilitar mucho el proceso (aparte de mejorar tu salud menstrual). Puedes leer más sobre las alternativas saludables para la menstruación aquí Alternativas saludables y ecológicas para el sangrado menstrual y sobre el sangrado libre aquí Menstruación: Sangrado Libre parte I y Sangrado Libre parte II.

¡Te deseo feliz viaje observando tu ciclo y sangrado, y en la próxima entrada veremos qué significan las diferentes características de tu sangre!

¡Comienza en octubre! Formación Círculo Integral de Danza

 



Es con mucha ilusión que comparto con vosotras que ya tenemos las fechas para la próxima formación Círculo Integral de Danza.

Durante cuatro meses bucearemos en la Danza Oriental Integral y su faceta más ancestral, ligada a nuestro ciclo interior y los cuatro arquetipos . Será un viaje hacía nuestro ciclo menstrual, nuestra sexualidad femenina y nuestro cuerpo integrando sus partes más sagradas. Útero, pecho, ovario, cadera, pelvis, corazón… En cada encuentro fusionamos la danza, sus movimientos y ritmos, con nuestro propio viaje hacía un nuevo cuerpo.
Mano a mano con la técnica, vamos descubriendo los pasos y nuestro cuerpo femenino, para hacerlos vivos y auténticos. La Madre, la Hechicera, la Bruja y la Virgen… la creatividad, la transformación, la magia y la intuición. Te propongo hacer un viaje, con la danza Oriental como tu herramienta principal, descubriendo y viviendo este círculo completo dentro de ti. Es un viaje de transformación, de renovación, de crecimiento, de honrar nuestra naturaleza y nuestro linaje femenino. Fusionamos diferentes técnicas y el trabajo físico, integrando en nuestra danza la poesía, la pintura, la tierra húmeda bajo nuestros pies, el bailar alrededor del fuego, el sudor, la luna, la sangre sagrada…

Fechas:

1 módulo: 7/10 y 21/10

2 módulo: 4/11 y 18/11

3 módulo: 2//12 y 16/12

4 módulo: 13/1 y 25/1

Horario: 18:00-21:00 Cerramos cada módulo con un Círculo de Danza, para danzar, honrar y celebrar juntas.

En cada módulo trabajamos con un arquetipo, acercándonos a su danza, su energía, su sistema de símbolos en la danza e integrando su conocimiento en nosotras. Juntos, los cuatro módulos cierran el círculo completo, y nos llevamos cuatro danzas y el sudor de un viaje de transformación en nuestra piel.

Inscripción. lasemillaroja.info@gmail.com / 607 622 058 (Sofia)

tarpa-dance1.jpg

Raíces

roots-313936_960_720Recolectora de huesos, de trocitos de alma entre las Raíces. Historias perdidas, no contadas o fragmentadas. Esas memorias que no pudieron ser nombradas pero siguen viviendo en nosotras, en nuestra memoria femenina, en nuestro cuerpo y útero, contando las historias de nuestras ancestras. De dónde provengo, que tierra me hizo crecer y me nutrió con su agua y barro, viento y tormentas. Que huesos necesito encontrar para poder completar el esqueleto.

Entre las Raíces están los huesos perdidos. A veces malolientes y bien escondidos.

Las raíces que te sostienen y permiten crecer y explorar. ¿Las sientes? ¿Están fuertes o las necesitas buscar y nutrir? A veces, hemos necesitado alejarnos, olvidar, poner muros y distancia entre nosotras y nuestras raíces, para poder salvarnos. Pero siempre, siempre llega el momento cuando nos llaman, nos encuentran fuertes como para conocer y sentir, sanar, y necesitamos prender el viaje para recuperarlos. Recolectar nuestros huesos perdidos y reconstruir nuestro esqueleto. Sólo así podemos seguir creciendo.

Cada año, vengo aquí a mi tierra para seguir recolectando mis huesos, fragmentos de mis raíces. El olor a mi abuela, las cestas de mimbre en la veranda, los geranios, las fotografías en blanco y negro con miradas que penetran, caras que no recuerdo pero reconozco y el silencio de la noche que se rompe con el sonido de un pájaro. Aquí entro en sintonía, algo en mi alma hace ‘click’. Encuentro mi hilo rojo y conecto con las mujeres de mi familia. Sus historias y nombres me hablan y cuentan. No con palabras, pero de útero a útero. A través de un hilo invisible pero fuerte. Hablan de miedos y sueños, de represión, de amar a hijos, de perderlos. De dolor y alegrías. Y mucho miedo que necesita ser liberado y transformado en confianza. De rabia. Hablan de conquistas y fuerzas, de lo fuertes que somos las mujeres pero también de las paredes invisibles que por sobrevivir en este mundo hemos construido entre nosotras. Me hablan de mi madre y mi abuela, de aquella tia-abuela que hizo eso que era tan horrible. Y la puedo mirar con compasión, otro hueso recuperado. Hablan, sin palabras, y yo les escucho.

A menudo me he preguntado por qué mi abuela materna es tan increíblemente importante para mí. Es como si fuera una raíz fuerte y principal, mi portal hacía mi linaje, la respuesta a tantas historias fragmentadas. Las palabras sanan, pero cuando ya no se puede hablar y contar historias, sentir, cavar y estar cerca es suficiente. Quizás coger uno de sus ovillos de lana de la cesta de la escalera que huele a sótano y humedad, y tejer con su aguja. Tejer con la aguja y lana de mi abuela. Es abrir la puerta a todo lo que ya, por los años y la enfermedad, no puede contarme con palabras. Siento a través de cada movimiento de mano, el hilo se desliza entre mis dedos. Ahí está mi atajo para escuchar, amar y aprender de las mujeres de mi linaje. Las siento todas cerca mientras la noche se convierte en madrugada y el olor a musgo húmedo penetra por las rejillas. El tic tac del reloj de la pared, tan constante, tan eterno, mientras la respiración tranquila de mi abuela soñando me sigue hablando.


En el libro Mujeres que corren con los lobos, Clarissa Pinkola cuenta como todas nosotras comenzamos nuestro viaje como un saco de huesos perdidos por el desierto. Nuestra misión es prender el viaje para buscarlos y encontrarlos todos, reconstruir el esqueleto y cantar sobre ellos con la voz de nuestro alma para poder entender y liberar. Los huesos son nuestras historias perdidas, innombradas, escondidas bajo metros de escombros y tierra. Es necesario buscar y reconstruir, no para quedarnos ancladas al pasado ni para lamentar, sino porque al nombrar, al llevar los huesos a la luz del sol pierden carga y las heridas sanan. No sólo nuestras propias heridas de nuestra propia historia, si no las de las mujeres de nuestro linaje. Porque en nuestro cuerpo, alma y útero se graban las memorias de nuestras ancestras hasta que sean liberadas y sanadas. Nuestras memorias uterinas. Excavando entre nuestras raíces, recolectando nuestros huesos, comprendiendo y dando voz y escucha en la distancia a esas vidas y historias del pasado sanamos nuestras memoria uterinas, nuestras corazas y un trocito más de nuestra historia y linaje femenino.

Y ¿Como empezamos? Cada una siente y sabe donde empezar. Nos atrae como un imán. No nos permite descansar hasta comenzar. Cuando lo tocamos, lo sentimos cargado de emociones y quizás miedo y lágrimas. Si es algo de lo que no se habla en voz alta, seguramente será para ti. Pero sobretodo, escuchando hacía dentro, porque la recolectora de huesos sabe siempre dónde buscar el siguiente hueso.

La creatividad en la menstruación

IMG_20170713_142251
Las dos imágenes de arte menstrual son de la página palomailustrada.blogspot.com, artista Juliaro, y la fotografía de la mujer tejiendo es del artista australiano Casey Jenkins. 

Tejer, pintar mandalas, dibujos con nuestra sangre, escribir cuentos o simplemente dejar la creatividad fluir en el papel cuando rellenamos nuestro diagrama menstrual. Los días de sangrado nos conectan de una manera profunda con nuestra creatividad mas inhibida, intuitiva y salvaje. Entonces, no se trata de crear algo para el mundo exterior, para ser valorado y observado por ojos del tercero. Si no, es una creación para disfrutar del viaje, sentir, conectar y dejar que las sombras y los sueños se expresen.

A menudo hablo de la creatividad, la importancia de avivar su llama en nuestra vida, de cómo al empezar a abrir su puerta un deseo cada vez más fuerte de crear nos inunda. Nos pica. Nos llama. Incluso a nosotras, que pensamos que quizás no somos artistas, ni sabemos técnicamente hablando pintar, cantar, escribir o tejer… Mi propia experiencia y la de muchísimas mujeres cuentan como, cuando trazamos un fino caminito para descubrir nuestra creatividad, se vuelve más fuerte y termina por encontrar su manera de expresión. Y se siente como una liberación de la presión interior, a pesar de ser una fuente inagotable que en vez de disminuir crece y se vuelve pasión. Algunas desarrollas una manera de expresión desde pequeñas, ya sea pintando o bailando, otras lo descubren o lo entierran.

Pero, ¿esto que tiene que ver con la menstruación? A pesar de poder tener las puertas a nuestra vida creativa siempre abierta, la fase del sangrado de nuestro ciclo menstrual es una fase que nos conecta profundamente con ese manantial creativo. Nos permite parar, respirar, tomar perspectiva, dejar las sombras hablar mientras nosotras simplemente escuchamos. Tan diferente de nuestro día a día frenético entre trabajo, niños, deseos y hogar. No siempre podemos parar, descansar y escuchar a nuestros cuerpos cuando menstruamos. Pero siempre podemos encontrar ese hueco, cuando la luna se asoma y los demás duermen, o temprano por la mañana, o a mediodía… un ratito para dejarnos escuchar y tomar contacto y consciencia de nosotras mismas, nuestro cuerpo con sus luces y sombras, escuchar esos mensajes que la menstruación trae consigo. Lo que creamos durante la menstruación, a pesar de tener un valor indiscutible, a diferencia de lo que creamos en otros momentos de nuestro ciclo no suele tener un fin específico, no tenemos en mente un producto terminado ni creamos para alguien ni para que resulte bello. Simplemente creamos. Y quizás por ello el resultado suele ser cargado de sentido y emociones, bello, rebelde, incómodo y verdadero.

Se convierte en una manera de meditar, de conectar con nuestro ciclo, de parar el ritmo, sentir el hilo rojo que nos une con muestras ancestras y las mujeres de la tierra.

Pruébalo, inténtalo, sin sentir que necesitas hacer algo bello o bonito, algo con valor para los demás. Simplemente déjate fluir y la pintura o los hilos deslizar entre tus dedos.

La danza, mi camino de crear

06ef846bdf233157896e666409e23b18
Arte de Valerie Sjodin

La danza, la música, el arte… vaya donde vaya el ser humano, recorriendo miles y miles de años y los lugares más escondidos de la tierra, siempre lleva consigo una necesidad de crear. Crear algo nuevo, a partir de los estímulos que le llegan desde el exterior, ya sea las gotitas de agua de lluvia que caen sobre su mejilla, ya sea el latido de la Madre tierra o la llamada de un pájaro que vuela sobre su cabeza. El arte y la creatividad nace dónde nace un ser humano, nació muchos antes de nosotros poder poner palabras a nuestros pensamientos. Y ¿por qué?

¿Por qué tenemos la necesidad de pintar y transmitir nuestra visión del mundo exterior o interior? ¿Poner nuestra huella en el mundo de nuestra interpretación de lo vivido? ¿Celebrar la emoción o la simple existencia ? ¿Por qué cuando escuchamos una melodía o un tambor, sentimos esa necesidad de liberar el cuerpo y sentirla vibrar al ritmo de la música? Y ¿por qué cuando estamos lejos de la civilización y su tecnología, siempre hay alguien que empieza a pegar con un palo sobre una piedra y otro que deja que el aire recorra por su cuerpo para convertirse en la voz del alma a través del canto?

Quizás es la única manera para poder expresar nuestros interiores deseos o la voz del alma, ahí donde no llega el pensamiento ni la razón. Sólo en la tierra del inconsciente, escondido bajo una manta de niebla que no deja atravesar al intelecto, sólo ahí podemos entrar en contacto con lo más sagrado, la vida, la creatividad, el alma…

Cada uno elige su manera de contactar con ese lugar interior y salvaje. Pero no deberíamos vivir la vida sin hacerlo. No podemos vivir desconectados de ese manantial sabio y eterno, porque entonces nunca llegaremos a conocer nuestra verdad. Porque eso es para mí el baile sobre todo, una expresión de mi verdad.

Algunos llegan al baile porque simplemente quieren salir y pasar un buen rato. Otros, porque sienten la danza como una manera divertida de hacer ejercicio físico.  Son dos componentes muy importantes en el baile. El cuerpo disfruta entre risas y compañeras. Pero hay una parte más, que a veces no nos atrevemos a nombrar en voz alta. Sentimos la llamada de ese algo. No sabemos por qué al bailar nos sentimos más divinas, enteras, conectadas, femeninas… No entendemos qué magia tiene esta danza, pero sin pensarlo más nos dejamos llevar por su ritmo. Y la danza oriental, nos llama, nos atrae como un imán con promesas de autoconocimiento corporal y la conexión con nuestra sexualidad y útero.

Yo creo que todos tenemos una historia que contar, una verdad personal que no se parece a la verdad de ninguna otra persona. Todos hemos vivido cosas distintos, y hemos creado formas de pensar y patrones según lo bueno y malo que nos haya pasado y afectado. Pero en nuestro interior está la verdad absoluta, la razón por la que estamos hoy aquí, y su única forma de expresarse es usando ese lenguaje que no habla el intelecto ni el pensamiento racional. Sólo a través del baile, la música, la pintura, la escritura… o cualquier manifestación artística, podemos reafirmar lo que sentimos, pensamos y somos en nuestro interior, y sólo así podemos conocer y expresar nuestra verdad y nuestra historia personal que se encuentra cristalizado en nuestras células.

Os invito a compartir mi danza, a recuperar el vuestro y traer al mundo la sabia verdad de vuestros corazones.

Menarquía – el ritual de la primera menstruación

FUEGO5-MENARQUIA-copiaEl primer sangrado menstrual marca el comienzo de un gran cambio, la niña se convierte en mujer jóven, pasa de ser lineal a ser cíclica. El ciclo menstrual le acompañará los próximos 35-40 años y como vive ese comienzo es importante para su relación con su propio ciclo. A menudo viene, en nuestra cultura, acompañado con miedos y vergüenza, de no saber bien lo que pasa y sentir que la menstruación es algo incómodo y negativo. ¿Y si no fuera así? ¿Y si pudiéramos acompañarle con amor en su entrada, darle la bienvenida, enseñarle como amar y celebrar su ciclo y su cuerpo? El rito de paso de la Menarquía, de la menstruación, es algo que siento que necesitamos celebrar y honrar para crear un mundo nuevo donde la naturaleza cíclica es amada y respetada.

La relación de la niña con su cuerpo comienza en el momento en que nace y cómo sea esa relación marcará mucho cómo vivirá su menstruación. La conexión consigo misma, con su útero y su búsqueda de placer y bienestar. Vivimos en un mundo donde no hablamos a nuestras hijas de sus útero, no la nombramos, es como si no existiera. Y convertirse en adultas significa aprender poco a poco a dejar de lado la búsqueda del juego, el bienestar y el placer, para anteponer los deberes y quehaceres. Porque, como dice Cadilda Rodrigañez hemos perdido la cultura del placer, y necesitamos urgentemente recuperarlo para poder sanar a nuestros úteros y disfrutar de nuestras menstruaciones y partos.

Así que, desde que son niñas, hablemos de su útero, aquella cosa que vibra y tiembla en su interior cuando se emociona o experimenta placer. Así mantendrá y creará las conexiones neuromusculares con su pelvis y útero que necesita. Y dejemos que disfrute de su cuerpo y el juego, las sensaciones de cosquilleo al escalar un árbol alto, la sensación de la lluvia fría en su piel desnuda. Podemos enseñarle a cuidarse, darse un masaje, estirar completamente su cuerpo o respirar hasta el suelo pélvico. Y luego para el día de su primera menstruación, le podemos preparar un ritual de bienvenida y acompañamiento amoroso.

Algunas ideas para el ritual de Menarquía:

-Juntar algunas amigas-hermanas-mujeres adultas para crear un lugar acogedor y seguro donde celebrar y recibir a la niña-mujer. Si no es posible, se puede hacer entre madre e hija.

-Regalarle o hacer juntas un collar especial para llevar los días de sangrado.

-Entregarle una caja de cartas escritas de mujeres adultas de su alrededor, hablándole de lo que para ellas significa ser cíclica y mujer.

-Hablarle de lo que implica ser cíclica, los cuatro estaciones o arquetipos, como abrazar al cambio, y que su fuerza reside justo ahí.

-Hacer algún ritual con lana roja alrededor de la cintura, simbolizando el hilo rojo que une a todas las mujeres, de útero a útero.

-Entregarle unas compresas de tela y bragas bonitas para celebrar sus días de luna.

-Cantar y bailar juntas.

-Enseñarle como sembrar su sangre en la tierra o como pintar con ella.

Lo importante es crear un ambiente de confianza y celebración, dónde la niña-mujer se siente honrada y como su nueva condición de mujer cíclica es una bendición.